martes, 8 de noviembre de 2011

Correr

De lamentos y pesares anda el juego, suele ser deporte nacional eso de mirarse el ombligo y sólo ver la pelusa de aquel raído chaleco que se quedó dentro... nada más, solo lo que no debe estar ahí.

Y así nos va, en la mayoría del tiempo nos basta con lo poco que conseguimos, aunque siempre deseemos más, al final, resulta más fácil asumir que hay cosas que no pueden cambiarse que liarse la manta a la cabeza y correr riesgos. Supongo que para eso de correr hay que tener fondo y que eso que dicen sobre que somos una sociedad sedentaria no se aplica sólo al campo físico.

Esto es como los propósitos de año nuevo: Un día te levantas y decides correr todo lo atrasado, corres tanto que terminas queriendo empezar la casa por la ventana y al final, "ni chicha ni limoná".

Yo no tengo mucha costumbre de parar, sólo cuando necesito pensar y, tantas y tantas veces observo cosas que no me gustan, casi todas en mí misma y, con casi todas termino conformándome. Al fin al cabo, como decía antes, es más fácil que otras cosas.

Pero esta vez no pienso hacerlo. Ya me he cansado. Para ello me he sacado un bono vip a un gimnasio que me prepara para mi carrera de fondo particular. ya sé lo que quiero cambiar. Se terminó el conformarse, en creer que son defectos tuyos algunas cosas que nunca lo fueron. Se acabó el pensar en los demás por delante de tí y eso de dejar para mañana cosas por miedo al fracaso. Se terminó todo. Porque ya hace unos meses que tengo ganas de correr.

Y ya tengo el chandal puesto.

viernes, 7 de octubre de 2011

Contigo

Apenas levantaba unos palmos del suelo, ni siquiera hablaba bien. Sólo juegos, risas y canciones. Continuamente.

De buena tarde, siempre el mismo ritual: baño caliente, ropa de invierno con olor a estufa y saltos en la cama.

"Cuéntame 10 y paro"

Pero nunca paraba.

Apenas levantaba unos palmos del suelo, ni siquiera hablaba bien. Sólo juegos, risas y canciones. Continuamente. Contigo

miércoles, 20 de julio de 2011

Soy tan afortunada..

Por muchas cosas. Por tantas. Pero hoy hablemos de tí. De lo afortunada que me hace el tenerte en mi vida, el haber aprendido a valorarte pasito a pasito.

Aprender a perderme entre tus defectos, a moverme entre tus pausas, a estasiarme en tus cambios.

Porque siempre tienes algo que eneñarme, porque nunca me has abandonado, de hecho has sabido esperarme en todo este tiempo, todo ese que te abandoné casi sin darme cuenta.

Porque estas conmigo allá donde voy, porque siento tu presencia, porque me ayudas en los días duros, me alegrás más los sonrientes, me relajas antes de dormir y nunca tienes prisa por dejar de acariciarme, siempre hasta que consigo dormirme. Porque todos mis recuerdos tienen tu huella.

Porque me regalas desde hace años la gran fortuna de darte forma, de compartir alguno de tus secretos, de nombrarte, de gritarte y de conocer tu voz en todos los formatos posibles.

Hoy vuelves a ser estrella principal invitada y, espero que esta vez, sea para quedarte porque, a través de tí, aprendí a darle forma a mis ideas.

Eres mi gran secreto a voces, eres una de las piezas claves de mi vida....



Buena música, a los que leen. Es lo mejor que puedo desearles

martes, 10 de mayo de 2011

Revueltos

Revueltos en otro día de lluvia inesperado, cuando todos pensábamos que ya habrían pasado. Revueltos, enredados en la rutina, atrapados entre el tu y yo. Elucubrando otro cómo más. Hasta otro porqué.

Como si no quisieran irse, como si sólo el mal tiempo fuese la atracción entre nosotros. Como si la tormenta la provocásemos entre los dos, una y otra vez, esto nos ata, nos envuelve.

Agotada, suelto mi paraguas al vuelo y, ya sin frenos, me alejo sin medidas, sin rutas, sin miramientos.

A buscar mi nuevo sol

miércoles, 23 de marzo de 2011

Trío de Reinas

Una noche más, una de las últimas frías de este invierno. Un resto más de una de esas noches donde la Luna crece y se hace adulta para jugar y mirar, entrometida, a tantos y tantos que divagan por las calles de una ciudad encendida.

Y ella en casa.

Tirada de cualquier manera en la cama, la menos cómoda, esa seguramente sea la más indicada para pensarte, para escribirte, para extrañarte y, por qué no, para sentirse ridícula por ello, de nuevo.

Esto no es una historia de amor, más bien, todo lo contrario. Es más, esto no llega a ser ni siquiera historia.

Cortinas de humo que aún sobrevuelan la habitación, esa que tantas de sus risas cobijó.

El silencio de la hora intespectiva susurra su nombre aunque ya no quiera escucharlo, hoy parece irremediable una vez más.

sábado, 19 de marzo de 2011

Frases de vida (parte tercera)

Mi príncipe azul tenía de azul el despinte de las sábanas de aquella cama a la que pretendía llevarme.

viernes, 18 de marzo de 2011

Epitafio

"Muere, aprende, crece.
Enamórate.
Luego vuelve a empezar"

martes, 15 de marzo de 2011

Querer es poder

- Perdona, ¿tienes fuego?
- No, pero tengo todo el tiempo del mundo para (re)inventarlo si es preciso, ¿vienes?

sábado, 29 de enero de 2011

Dame tu mano

Ven, devuélveme la mano que te solté hace ya demasiado.

No ha pasado nada, todo vuelve a empezar.

Porque hoy me sigues haciendo sonreír al ver tu nombre tras mis palabras.

Aunque parezca una tontería, me dio la fuerza definitiva.

Sí, volvemos.

(Re) bienvenidos.