viernes, 7 de octubre de 2011

Contigo

Apenas levantaba unos palmos del suelo, ni siquiera hablaba bien. Sólo juegos, risas y canciones. Continuamente.

De buena tarde, siempre el mismo ritual: baño caliente, ropa de invierno con olor a estufa y saltos en la cama.

"Cuéntame 10 y paro"

Pero nunca paraba.

Apenas levantaba unos palmos del suelo, ni siquiera hablaba bien. Sólo juegos, risas y canciones. Continuamente. Contigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Érase una vez que se era un lugar donde la palabra de cualquiera tenía importancia