martes, 10 de mayo de 2011

Revueltos

Revueltos en otro día de lluvia inesperado, cuando todos pensábamos que ya habrían pasado. Revueltos, enredados en la rutina, atrapados entre el tu y yo. Elucubrando otro cómo más. Hasta otro porqué.

Como si no quisieran irse, como si sólo el mal tiempo fuese la atracción entre nosotros. Como si la tormenta la provocásemos entre los dos, una y otra vez, esto nos ata, nos envuelve.

Agotada, suelto mi paraguas al vuelo y, ya sin frenos, me alejo sin medidas, sin rutas, sin miramientos.

A buscar mi nuevo sol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Érase una vez que se era un lugar donde la palabra de cualquiera tenía importancia