sábado, 29 de enero de 2011

Dame tu mano

Ven, devuélveme la mano que te solté hace ya demasiado.

No ha pasado nada, todo vuelve a empezar.

Porque hoy me sigues haciendo sonreír al ver tu nombre tras mis palabras.

Aunque parezca una tontería, me dio la fuerza definitiva.

Sí, volvemos.

(Re) bienvenidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Érase una vez que se era un lugar donde la palabra de cualquiera tenía importancia