miércoles, 12 de diciembre de 2007

Encajes desencajados

Como piezas de un puzzle buscamos insaciables aquella que nos encaje, que nos haga encajar en la locura que nos rodea.

Al igual que niños cuando juegan entre piezas desordenadas de su entretenimiento de hoy, vamos conociendo lo lejano, lo extraño e, incluso, lo que es más simple que, curiosamente, se nos hace la montaña más empinada. Nos ilusionamos al encajar colores iguales, sufrimos al intentar que algo quede bien unido a toda costa.. en resumen: vivimos pero, ¿hasta qué punto somos dueños de esa vida?

Situaciones externas, circunstancias o, la familia misma que nos cobija, todo ello sale de nuestro control, es por así decirlo la caja que guarda el puzzle que intentamos formar pero, a la vez, todo esto va abriendo las muecas de cada una de las piezas que contiene. Siempre he escuchado, por ejemplo que, en el amor un 50% es el momento en el que se enmarca y, digo yo, ¿no éramos nosotros los que creábamos dichos instantes?

En definitiva y, volviendo a los niños, buscamos. El punto en el que yo incido es el cómo, por mi parte al menos, sólo espero ser capaz de buscar con la misma ilusión por descubrir de los niños, con la inocencia que hace que cualquier cosa sea irrepetible.

martes, 27 de noviembre de 2007

¿Qué ves?

Un día de esos, cansada, me desperté, despacito, pa' no caerme, me levanté y observé mi reflejo en un papel. Ahora, tranquila comparo lo que ví con el espejo que ven otros cuando me miran a mí.
Cansada de que se queden con lo primero que ven, con lo que les apetece o con, ¡yo qué se!
Mírame, fíjate bien, no soy una niña mona, no soy una cara sin más, no me cierres las puertas que, bastante cuesta ya abrir ventanas nuevas por donde poder gritar.
Escuche mi estrofa y ríete sin mas, tan sólo traigo prosa, el sentido, ya vendrá..
La clase se demuestra andando, o eso me contaban ayer, pero los pies rasgados llevo y tú dime, ¿qué ves?
Si soy tonta, si soy lista, si soy sexy o no apetezco a la vista. Si soy borde u optimista, me da igual, mientras tenga paso firme y no me zancadilleen al andar.
Me subo en mi rascacielos particular y grito, me da igual que te siente mal, no soy la rubia tonta, no soy la cosita linda, siempre he sido algo más. La diferencia hoy la pongo en si me merece la pena hacértelo notar.
La clase se demuestra andando, o eso me contaban ayer, pero los pies rasgados llevo y tú dime, ¿qué ves?

lunes, 12 de noviembre de 2007

Derechos de Admisión

Será que soy nueva aquí, que aún me pierdo en las alturas o lo mismo es que no aprendí a distinguir tu apreciada compostura. Será, quizás, que ya no me quedo a tus pies y eso te asusta. Ven, mírame bien y recuerdame, ahora soy tu aliada, sólo déjame crecer.

Me miras por encima del hombro si digo lo que soy, ¿será que soy inferior? Lo curioso es comprobar cómo te lleva el miedo, me corroe observar que me desprecias por mi sexo, que me niegas los directos y me cruzas por detrás rompiendo mis empeños.

Déjame, al menos, decirte lo que pienso, a bien que aun controlo mis complejos. Yo no escribo palabras sin sentido es que yo, tan sólo percibo. No sé si llegará a tus oídos o, simplemente, será tiempo perdido. No pretendo camelarme a los presentes con la imagen de niña buena que quieren ponerme y mucho menos con el atractivo de algo más que no sea lo que te digo. Aquí hoy vengo a cantar, sólo soy una más, yo no me río al pasar ni te miento para llegar.

Será, quizás, que consigo mis objetivos con la verdad o, tal vez que no me hace falta una guitarra para calentar mis noches vacías, sí, esas que tu sueles llenar de palabrerías.

Capítulos más, menos, ¿qué más da? Es hora de romper la baraja, no me vas a echar, no soy tu muñeca y lo de jugar, me cansa ya.

lunes, 6 de agosto de 2007

Rota

¿Cómo suena un corazón al romperse? Es curioso que alguien como yo, que siempre jugó con ases guardados y que inspiró al más sagrado a recalar en versos arañados en lo más profundo y ocultado...Es curioso que alguien como yo nunca se dejó pisar, que el orgullo le impidió disfrutar cada segundo de un día.... Es curioso por fin describrir que ya no busco más que a mí, que no espero nada mas que el fin de esta locura que me desborda, que me derrama y me destroza a cada segundo desde el día en que te vi.

Ya no, ya no puedo más, ni puedo volver atrás, ya ha pasado suficiente. Como he llegado a dejarme vencer, por ti...misógino empedernido, adicto a tus temores que reprochas sinrazones a simples ayudantes que nacen del olvido en cada atardecer...

No lo entiendo, ni te entiendo ni me entiendo..ya no entiendo nada más que palabras que se clavan en mis días, en mis sueños, en mis noches y que sangran a cada rato de mis ganas....

Rota, por ti, por mi, por todo aquello en lo que creí y me equivoqué, rota pero con ganas de volver a montar el puzzle de mi vida, de mis risas, de mis días, ahora sin ti.