martes, 19 de septiembre de 2006

Mensaje cifrado

Ayer mismo soñé contigo, era extraño. Eras tu al que tenía delante, tus manos, tus ojos, tu risa...sin lugar a dudas, eras tu. Pero mis amigos ahora eran los tuyos y yo, sólo una extraña entre todos, solo tu parecías conocerme y, a veces, me regalabas algo de cariño con tus gestos..de repente..te acercaste a mi susurrando algo que, por muy cerca que estabas, no podía oír..luchando contra mi misma para atenderte...cada vez te vas más lejos, te pierdo en mi lucha, en mi batalla de complejos.Giro, ahí estas, cerca...muy cerca, tanto que no pueden mis labios pronunciar palabra sin rozar los tuyos...provocas en mi un silencio, me aprietas contra ti y por fin eres mio, ojala se pare el tiempo...Me besas y, me pierdo.Abro, los ojos y, no estás, miro a mi al rededor, se ríen, no soy más que la tonta ilusa que vuelve a caer en tu recuerdo. Me voy...de camino te encuentro o, mejor dicho, me encuentras, me buscas angustiado, como si nada hubiese pasado, como si te importase mi desdicha, lloro e intento irme,alejarme de ti, tu me aprietas..ya no entiendo nada, me abrazas y fundes mi enfado en dulzura. Te miro...sonries...terminas este extraño relato con un beso, tímido, como si fuese el primero entre dos extraños o, mejor dicho, como si fuese el primero tras mucho daño, temeroso, tembloroso, asustados...te miro, me miras y acaricias mi mejilla sonrojada y es entonces cuando escucho por fin el mensaje cifrado...de tu boca palpita un lo siento, de tus labios se desliza..Oscurece y te vas, ¿te pierdo? me duermo y, cuando despierto, me vuelves a rodear entre tus brazos, giro veloz para comprobarlo, ¡eres tu! Me fundo en tus labios...